Back to top

1 nanometro equivale a 1 millónesimo de milímetro. Cuando las dimensiones alcanzan niveles tan infinitesimales, las partículas adquieren propiedades físicas y químicas que ya se han aprovechado en otros campos para obtener materiales sorprendentes.

Las propiedades de FENIX – reparabilidad térmica de los microarañazos superficiales, antihuella, baja reflexión de la luz y extrema opacidad, suavidad al tacto – se han diseñado sobre escala nanométrica, para crear nuevas clases de materiales.

Aproximadamente el 70 % de FENIX está compuesto por estratos de papel. En el proceso de laminación, el material se somete simultáneamente a calor y presión, de forma que se obtenga un producto homogéneo, no poroso y con una densidad elevada.

El estrato interno está compuesto de papel impregnado con resinas termoendurecedoras, mientras que la superficie externa está tratada con resinas acrílicas de nueva generación. La superficie es sometida a un proceso de Electron Beam Curin que la endurece y le confiere características que abren vías inéditas en el mundo del diseño de interiores.

Con una baja reflexión de la luz, la superficie de FENIX es extremadamente opaca, antihuellas y suave al tacto. FENIX tiene, además, la capacidad de regenerarse de posibles microarañazos superficiales gracias a la termoreparabilidad, como destaca también la elección de su nombre.